Prepare su casa

Los que ya tienen experiencia en intercambios de casas procuran que la otra familia se sienta cómoda y disfrute de sus vacaciones sin preocupaciones. Siga estos consejos sencillos y asegúrese de que su casa está lista para el intercambio.

1. Limpie la casa

Tendría que acordar y comunicar con antelación la limpieza de la casa. Puede ser alguien muy organizado y ordenado y, en cambio, el socio de intercambio puede ser más relajado, o al revés. Téngalo en cuenta a la hora de organizar el intercambio, ya que algunas personas prefieren intercambiar con personas parecidas. Si hay niños pequeños en su familia, es posible que una casa o piso lleno de antigüedades no sea la mejor elección. Haga el esfuerzo de comunicar claramente sus expectativas y necesidades.


Dele la bienvenida a la familia con una casa limpia y ordenada

2. Haga un hueco en los armarios

Compruebe que tengan sitio para sus maletas, ropa y productos alimentarios en su casa. Deje espacio en los armarios, vacíe algunos cajones, deje perchas libres y también sitio en la cocina. También le puede indicar qué artículos pueden cambiar de lugar y cuáles es mejor no desplazar. Además:
Compruebe que haya toallas y ropa de cama limpia en cantidad suficiente para sus huéspedes.
Almacene productos como papel higiénico, jabón o gel de baño y productos para la limpieza.
Guarde
los objetos de valor bajo llave o en un lugar resguardado.

3. Prepare instrucciones para los electrodomésticos, el sistema de alarma, etc.

Al preparar la casa antes de su llegada, se recomienda:
Dejar unas instrucciones escritas o el propio manual de instrucciones en un lugar a mano para aparatos como la televisión, los electrodomésticos de la cocina, el sistema de alarma, los radiadores o el aire acondicionado, y la aspiradora.
Hacer una lista con los nombres y teléfonos de las personas que los reparan en caso de avería.
Dejar instrucciones escritas claras con respecto a las mascotas y al cuidado de plantas.
Solicitar en la oficina de Correos, cuando sea posible, que el correo sea retenido hasta su regreso.
Interrumpir momentáneamente la recepción de periódicos y revistas a domicilio.
Pagar algunas facturas de forma anticipada, si resulta necesario.
Procurar que el césped esté cortado y la piscina limpia, etc.
Si su coche forma parte del intercambio, dejar una copia del seguro y de otros documentos necesarios. También puede hacer una puesta a punto antes de marcharse.
Hacer una lista de teléfonos de emergencia, que incluya: médico, hospital o clínica de urgencias más cercanos, bomberos y policía.

4. Elabore una guía local de la zona

Una de las numerosas ventajas de viajar mediante un intercambio de casas es la posibilidad de vivir como la gente local y es una buena idea dejar a sus huéspedes una guía de la ciudad con información personal. Estos son algunos consejos para que la familia de intercambio le saque el mejor partido a su visita.
No incluya todo lo que ya se encuentra en las guías de turismo (probablemente ya lo hayan leído). Indique SUS lugares y actividades preferidas en su ciudad.
Incluya una selección de restaurantes, desde los más baratos hasta aquellos para una noche especial (ponga los precios). A ser posible, deje menús para sus huéspedes de restaurantes cercanos que hacen la entrega a domicilio para esas noches en las que no apetece cocinar. Parece una pregunta obvia, pero ¿dónde hace la compra de alimentación? Si la tienda que está enfrente de casa tiene mucho menos surtido que un supermercado situado más lejos, a la familia le vendrá bien esa información (junto con la dirección exacta).
Pregúnteles con tiempo qué actividades piensan practicar. Si por ejemplo les atrae el senderismo, imprima mapas de rutas y senderos locales. ¿Los museos? Deje información acerca de los días de entrada gratuita y de las futuras exposiciones.
Si vive en las afueras, indique cuál es la mejor manera de ir a la ciudad (evitar las horas punta en la autopista, indicar un atajo secreto). Apreciarán no perder el tiempo en los atascos y disponer de más tiempo para dedicarse a visitar la ciudad gracias a la guía preparada.

5. Un bonito detalle

Muchas familias dejan un pequeño regalo para la familia de intercambio. Puede ser una botella de vino, un poco de jamón, fruta, una comida sencilla o alguna especialidad local. No es necesario pero es un pequeño detalle de bienvenida.